INFORMACIÓN. CONOCIMIENTO Y DESARROLLO

LA SVÁSTICA O CRUZ GAMADA

Escrito por wolfganggonzalezb 08-05-2007 en General. Comentarios (19)

Por 

Wolfgang González Beluche

Comunicador Radiofónico, Periodista y

Catedrático Universitario

wolfnost@gmail.com

 

*Publicado en la sección de opinión

del diario El Panama-América,

el 20 de julio de 2002

  

Dentro de los múltiples misterios que circundan a la denominada especie humana, son los símbolos y sus significados, los que a través de los siglos han jugado un papel preponderante en el establecimiento de las diversas civilizaciones como la egipcia, la babilónica, la azteca, la israelita, la fenicia y otras. Uno de estos antiguos símbolos viene a ser la denominada svástica o cruz gamada, que a través del tiempo ha sido motivo de inmensos debates sobre su origen y significado.

De acuerdo a investigaciones realizadas por peritos en la materia, la svástica se le puede encontrar en distintos sitios arqueológicos de diferentes regiones y culturas. Así lo manifestó el insigne investigador francés Jean Michel Angebert, cuando dijo: "El origen de la svástica se pierde en la noche de los tiempos, de suerte que puede considerársele como el símbolo más remoto utilizado por la humanidad". La significación más antigua que puede darse de él es la del símbolo solar. Este signo puede encontrarse por doquier en todo el planeta, en la India, en México, en Palestina o en Europa... Pero es, sobre todo, en el medio día de Francia, y particularmente en la región pirenaica, donde se ha hallado el mayor número de cruces gamadas. La svástica relata Maurice Magre: significó el poder del tiempo... La svástica es la cruz del movimiento" .

Y mucho puede decirse del tema aquí tratado (que para muchos- as) continúa siendo un tabú, pues la cruz gamada fue encontrada en la zona arqueológica de Uxmal (precisamente ubicada en las ruinas del conocido edificio "Casa del Adivino o del Enano"), localidad cercana a la ciudad de Mérida, capital del estado de Yucatán en los Estados Unidos Mexicanos. En este sitio es observable la manera tan especial, en que los mayas utilizaban la svástica pero con giro a la derecha.

Resaltamos lo del giro a la derecha, pues deseamos contribuir mediante la investigación, al rescate de las verdades históricas que simbolizan profundos legados y que erróneamente sus huellas han intentado ser borradas (esperamos sea por ignorancia); decidimos consultar al Lic. Isidro Beluche Mora (q.e.p.d.), gran valuarte de las letras, quien durante sus instantes con nosotros, escribiera uno de sus tantos libros que tituló " Acción Comunal - Surgimiento y Estructuración del Nacionalismo Panameño" y en donde nos dice: "... este símbolo , no es característico de ningún pueblo, raza, país o continente, pues en todos se la encuentra; pero, en cambio, dentro de su aparente simplicidad tiene dos significados distintos y opuestos".

http://wolfganggonzalezb.blogspot.es/img/svastica.jpg

 

Sobre el punto relacionado a los giros, Beluche con versado conocimiento, nos amplía la visual diciendo: " Si el giro que implica es la derecha, como el de las manecillas del reloj, se la llama dextrógira y es ésta la adoptada e incluida en su emblema por Acción Comunal [grupo de panameños que toma el poder por las armas un 2 de enero de 1931]; pero, cuando es inversa la rotación marcada, se denomina levógira y fue ésta la adoptada por el nazismo".

 

Además de la adopción muy particular de la svástica que hiciese en su momento el IIIer Reich por medio de su brazo político el Nacional Socialismo Alemán, nuestra "pequeña S acostada", Panamá, también la hace suya, pues la figura de la que hacemos hoy mención, es tomada por los aguerridos miembros de la etnia Kuna, cuando enarbolan la bandera con la que proclaman la República de Thule, corriendo el año de 1925; ésta es la primera vez, pues la subsiguiente aparece en la enseña de la organización arriba señalada. Esto sólo representa una muestra de los grandes acertijos que la historia permite accesar, a todos los (as) que buscan incansablemente el conocimiento...y por ende, ¡la verdad!

 

 

 

EL LOCUTOR, UN CULTOR SOCIAL

Escrito por wolfganggonzalezb 04-05-2007 en General. Comentarios (7)

Por 

Wolfgang González Beluche

Comunicador Radiofónico, Periodista y

Catedrático Universitario

wolfnost@gmail.com

2006

 

http://wolfganggonzalezb.blogspot.es/img/locutor.gifhttp://wolfganggonzalezb.blogspot.es/img/locutor.gifhttp://wolfganggonzalezb.blogspot.es/img/locutor.gif

 

La combinación de la voz con el dispositivo de transducción denominado micrófono, permite recibir el sonido para transformarlo casi inmediatamente en electricidad. Con el paso del tiempo, los avances tecnológicos desde principios del siglo pasado (S.XX) hasta el actual milenio, han contribuido como entes conductores de la noble profesión de locutor (a).

 

El diccionario de la Real Academia de la Lengua, define locutor como: “Persona que habla ante el micrófono, en las estaciones de radiotelefonía, para dar avisos, noticias, programas, etc”. Aunque respetuosos somos, consideramos que este digno valuarte de “la lengua de Cervantes”, nos quedó un poco corto, pues merecido es, que nos apeguemos a sus primeros pasos, destacando los más gloriosos.

 

Con el desarrollo de las dos (2) grandes conflagraciones mundiales del pasado siglo, se robustece esta especialidad, por un lado a través de las investigaciones científicas que permitieron conocer el fenómeno de la radiotransmisión de las ondas electromagnéticas (comúnmente denominada “sin hilos”) y por el otro, la proyección de las y los responsables de esta área, por conocer una mejor mística de trabajo para (como plantean los funcionalistas de la comunicación) informar, educar y entretener por este medio... la radio. Estos elementos no dejaron que el calendario transcurriera sin importancia, hubo aportes en extremo valiosos para modelar segundo a segundo el profundo significado de excelencia que deseamos destacar.

 

Como el mundo es mundo y comprobado está que gira sobre su propio eje, Panamá aportó su pequeño pero representativo “grano de arena” para esta causa. Pero no todo fue color de rosa, el desarrollo de la radio en nuestro país pasó por momentos difíciles, en donde autoridades ajenas a nuestro suelo, hasta llegaron a emitir prohibiciones en torno a la transmisión de ondas hertzianas, alegando que estas distorsionaban sus contactos estratégicos a través del éter.

 

Esta postura enunciada, en lugar de amilanar, fustigó el espíritu rebelde ante la falta de equidad, dando como resultado, emisiones que enarbolaban el estandarte de la vergüenza y autodeterminación. Hablamos de la otrora radio “Tembleque” y sus fundadores, los cuales todavía continúan  haciendo historia por ese espíritu de constancia, combatividad, trabajo en equipo, disciplina y organización. A pesar de las condiciones tan peligrosas por las que a diario atravesaban, hicieron frente al reto del clandestinaje “en su propia casa”. Este hecho y otros subsiguientes, motivaron un amplio desarrollo de la radio y por ende, de locución profesional, en lo que denominamos nuestra pequeña “S” acostada.

 

Es conocido que la persistencia nos permite superar obstáculos, pues ya de manera formal,  la Gaceta Oficial Nº 21,085 del martes 5 de julio de 1988, promulga el Decreto  Nº 47 de 27 de junio de 1988, el cual crea el Día del Locutor para todo el Territorio Nacional. El documento lleva las rúbricas de Manuel Solís Palma y Rodolfo Chiari De León, quienes en su momento se desempeñaron como Ministro Encargado de la Presidencia de la República y Ministro de Gobierno y Justicia respectivamente.

 

Existen preclaros momentos dignos de resaltar que las nuevas generaciones desconocen, ya sea por inobservancia o carencia de autodidáctica. Esta actitud es reprochable, pues se enaltece la ignorancia, postura que no debe ser condenada por que exista...pues todos (as) la poseemos en mayor o menor grado dependiendo de la temática, lo reprochable sería, que la desarrolláramos como un medio de existencia.

 

Siempre es oportuno presentar anécdotas, en una amena conversación sostenida con don Celso Contreras padre (a quien conocimos cuando fungía como subsecretario General del Sindicato de Periodistas de Panamá), uno de los grandes baluartes de la locución nacional que todavía nos permite disfrutar de su talento (pues esto es imborrable) y gran receptáculo de experiencias. Decidimos compartir el espacio en compañía de dos (2) oportunas tazas de aquel reconocido líquido negro de ascendencia africana, que por lunas y soles continúa adornando las tertulias desde los encumbrados palacetes, hasta los más humildes recovecos. El “Profe” (como cariñosamente llamamos) nos presentó un copioso cartapacio repleto de documentos, que el amarillo de sus páginas resguardadas, motivaba a cualquiera que poseyese un basto ánimo histórico e investigativo, para conocer sobre aquellos instantes no vividos en su calendario.

 

Don Celso ajustó sus gafas y tomado un profundo respiro, inició una muy interesante narrativa, manifestando inicialmente que gran parte de las gloriosas figuras de la locución nacional, ahora ni siquiera son conocidas.

 

El “Profe” nos mencionó, que al momento de incorporarse al mundo de la radio panameña, ya existía el Club Radial Ondas (al cual se incorporó), una organización de porte social, la cual se encontraba integrada por prestantes figuras (ya algunos desaparecidos físicamente), que en aquel momento estuvo encabezada por don Ramón Pereira P. Esta agrupación se reunió en la Ciudad de Chitré, Provincia de Herrera, para llevar a cabo el Primer Congreso Nacional de Radio, que en su defecto, permite la creación de el Día del Locutor.

 

Nos comenta nuestro entrevistado, que diez (10) años más tarde, en 1956, estando en compañía de don Lorenzo Sánchez Galán y de otros colegas, fundaron en la ciudad capital la Asociación Panameña de Locutores (A.P.L.), que en realidad según don Celso, funcionaba como un sindicato. Esto dio pie para que nuestro país sirviera de escenario a la realización del IIIer Congreso Interamericano de Locutores durante ese mismo año (1956), teniendo como sede El Hotel Panamá. Durante esta actividad, don Lorenzo Sánchez Galán fue electo Presidente y sobre nuestro entrevistado (el “Profe” Celso), recayó la posición de Secretario Tesorero, sendos cargos que debían ser ejercidos por espacio de un año, pues en base a los estatutos del gremio regional, estos correspondían al país sede de la actividad. Permanecieron en dichos puestos hasta el año siguiente (1957), donde asistieron al IV Congreso en Santiago de Chile y traspasaron los cargos respectivos a los colegas de aquel hermano país.

 

La A.P.L. tuvo sus oficinas en la planta baja de la antigua sede del Sindicato de Periodistas de Panamá (entre avenida México y calle Ecuador de nuestra ciudad), donde en estos momentos se encuentran parte de las instalaciones del Hospital del Niño, pues a través de una permuta con el estado, las mismas fueron cedidas por la organización que alberga a los obreros de la pluma para el referido nosocomio, a cambio de otro bien inmueble localizado en las faldas del imponente cerro Ancón.

 

Nos percatamos de lo emocionado que se encontraba don Celso Contreras, cada vez que de él brotaban los imborrables recuerdos, sobre todo cuando nos dijo que los locutores cumplían con el gremio, colaborando con el pago a tiempo de sus cuotas, demostrando con esto mucha vocación. Además, nos comentaba que para celebrar en aquellos momentos la fecha (el día del locutor), posterior al sorteo de la lotería se reunían con locutores de distintas partes del país, se hacían competencias deportivas y posteriormente se trasladaban al “Salón Los Platillos”, que era cedido para la ocasión por la Cervecería Nacional.

 

Consideramos oportuno señalar, que todavía algunos (as) prefieren denominar a el segundo domingo de junio como “día de la radio”, circunstancia que ha sido en muchos casos discutida y aclarada, pues la celebración está destinada a exaltar a las y los profesionales del micrófono, por ser la figura más representativa de la radio, encontrándose en contacto permanente con la comunidad, apareciendo salvaguardada esta festividad, con el fundamento de derecho respectivo aparecido líneas arriba.

 

Existe un viejo adagio que reza: honrar honra, qué mejor forma de rendir tributo a todos los hermanos y hermanas del micrófono, que siempre mostraron un desempeño intachable, brindándonos de esta manera el más grato ejemplo... como siempre lo ha sido. Etapa que se inició con interés propio, para posteriormente profesionalizarlo en las aulas de enseñanza superior, pues esto (la locución) es una especialidad... ¡basta de las improvisaciones!

 

Saludos a los caballeros y damas del micrófono... a ellos y ellas que solo se nos han adelantado en el viaje sin retorno, pues continúan inmortales en las páginas de la historia que tantas generaciones ayudaron a construir. A los que todavía son responsables de transmitir cultura, educación, ética, moral y valores por medio de esta sin igual herramienta de trabajo, mil gracias por sus continuos consejos. A los valores bisoños, les recomendamos que nutran su intelecto y lo compartan con sus futuros oyentes a través de su idioma: el español, pues la audiencia merece lo que en algunas partes del dial, ha desaparecido como los dinosaurios: la vergüenza, el respeto y la calidad... o sea, un cultor social.

 

¡Felicitaciones!

LA TELEVISIÓN Y SUS EFECTOS

Escrito por wolfganggonzalezb 02-05-2007 en General. Comentarios (11)

Por

Wolfgang González Beluche

Comunicador Radiofónico, Periodista y

Catedrático Universitario

wolfnost@gmail.com

 

*Publicado en el portal informativo noti-news.com,

el 29 de septiembre de 2006 y en la edición n° 274

(del 1-31 de sept. de 2006) del mensuario "La Voz del Darién".

 

http://wolfganggonzalezb.blogspot.es/img/tv.jpg 

La palabra "televisión" proviene de la voz griega "Tele" que significa distancia y la latina "visio" que proviene de visión. El término televisión se refiere a todos los aspectos de transmisión y programación de televisión. A veces se abrevia como TV y fue acuñado por el físico Ruso Constantin Persky, en el Congreso Internacional de Electricidad de París de 1900, para denominar la emisión de imágenes a distancia.

Pero conozcamos todo aquello que podríamos calificar como un desconocido hábitat, de la que muchos entendidos en la materia califican como “la caja que congela”, “la caja que idiotiza”, “el cajón con luz” y muchos otros motes que dejan entrever, cúmulo de verdades que solo conocen las y los emisores del mensaje, a través de “la pantalla chica”.

Desde hace más de dos (2) siglos, el hombre destinado a las investigaciones a través de la comunicación, supo aplicarse a su propia realidad, para ir tecnificando lo que Marshall McLuhan denomino “la aldea o cabaña global”. Uno de los aspectos que causó furor ( y que todavía lo hace) por parte de los estudiosos en lo que a este espacio destacamos, fueron los efectos causados por los mensajes percibidos o receptados, ya que los medios de comunicación siempre han proporcionado el espacio ideal para este tipo de análisis.

Ya en el pasado siglo (Siglo XX), se establecen grandes escenarios que nos permiten constatar los efectos en las actitudes de las personas, que con el paso del reloj, obtuvieron la denominación de Medios Masivos de Comunicación. Uno de los ejemplos mayormente recordados a través de la historia, fue lo acontecido una noche del 31 de octubre de 1938, en los Estados Unidos de América, donde un reconocido y dedicado profesional de la actuación, producción y dirección de la época, Orson Welles, llevó al micrófono de la Columbia Broadcasting  System (CBS), la versión radiada de la novela “La Guerra de los Mundos”, del reconocido escritor inglés Herbert Jorge Wells. El señor Orson Welles, utilizó la radio, para transmitir la información a los oyentes (que fueron más de los que esperaba), sobre el arribo a Nueva Jersey, de una supuesta invasión marciana, la pretendía el socavar la especie humana. Este “simulacro”, trajo un sinnúmero tristes resultados, como la violencia y el caos, penosas circunstancias de magnitudes desagradables.

Una simple transmisión de radio evidenció la vulnerabilidad de una nación completa ante el pánico. Las expectativas o temores públicos, moldearon una realidad inexistente. El auditorio construyó una catástrofe en su cabeza, influyendo así en sus acciones. Pero a todo esto, las responsabilidades ¿qué?

Esto solo fue a través del oído, pero qué sucede si unificamos al anterior el sentido de la vista. Pues todo va a depender de la intencionalidad inmersa en el dato que se nos envía.

Hoy la televisión nos ofrece segundo a segundo, lo conocido técnicamente como programación, en ella se pautan de forma diaria, todas las producciones que serán transmitidas, claro, previamente definidas para un auditorio en específico.

Pero este aparato (la TV), ha dejado de ser un simple avance tecnológico, para transformarse en un “desmedido monstruo manipulador de voluntades”, digamos de una forma no tan alarmista, “un cautivador de nuestras actitudes”. Esto lo percibimos segundo a segundo, donde los denominados programas, los cuales son transmitidos en horarios estratégicamente escogidos, en apego al previo estudio de audiencias, que cada uno de estos canales desarrollan de forma constante. En apego a la verdad, el motor que impulsa todas estas maquinaciones son los intereses, quienes nos permiten conocernos mucho mejor.

Múltiples estudios nos demuestran la realidad de los efectos televisivos, en 1977, la Universidad de Panamá, a través del Instituto de Criminología de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas, publicó una obra titulada “Violencia y Agresividad en la TV de Panamá”. El documento nos presenta una muy clara idea de lo acontecido a través del medio “televisión” durante esa década, pero los aportes científicos son los valederos y nos hace saber, que la investigación demostró la existencia de violencia o agresividad en los programas que en ese entonces eran televisados en nuestro país, independientemente de la tipología, ya fueran policíacos, telenovelas y hasta los entretenidos dibujos animados (cómicas).

Como lo plasma parte de la investigación citada líneas arriba “Específicamente se deseaba explorar la relación entre el grado de agresividad/violencia de los personajes con los cuales se identifican individuos de distintos estatus económicos”. Este fenómeno hasta la fecha continúa y con más claridad, pues la comunicación es un proceso que como tal jamás concluye, pero sí puede ser alterado. Pero reiteramos la interpelación que jamás debe faltar en nuestra conciencia ¿qué hacemos al respecto?... no nos queda otra salida que unirnos y exigir calidad de todo aquello que emana fríamente de la pantalla, de lo contrario, las reacciones continuaran y no para mejorar.

 A pesar de todo este horizonte obnubilado, el pensador italiano Giovanni Sartori, en torno a nuestro preocupante tema nos dice: “La televisión beneficia y perjudica, ayuda y hace daño. No debe ser exaltada en bloque, pero tampoco puede ser condenada indiscriminadamente”. 

POSTERIOR A MOMO

Escrito por wolfganggonzalezb 02-05-2007 en General. Comentarios (3)

Por

Wolfgang González Beluche

Comunicador Radiofónico, Periodista y

Catedrático Universitario

wolfnost@gmail.com

2006

 

http://wolfganggonzalezb.blogspot.es/img/carnaval.jpg 

 

Desde hace ya muchas lunas, el carnaval ha demostrado ser el espacio de tiempo en donde hombres, mujeres y niños se someten a la farsa, ha esto se aplicaron (y se aplican) antiguos pueblos como los romanos, los residentes de la romántica Venecia, los germanos, los norteamericanos de la afrancesada Luisiana, con su Mardi Gras de la calle Bourbon, en la antigua Ciudad de Nueva Orleáns y muchas otras culturas como la nuestra, con sus singulares escenas tanto de la ciudad como del interior del país.

 

Esta figura “del destape”, acaba de celebrarse en nuestro suelo, pero ¿qué nos dejó?, primero que desconocemos las tan comentadas ganancias por parte de la empresa privada, siendo más explicito la grande, la mediana, la chiqui... es decir, la pequeña y la micro.

 

Bien, pero además de las ganancias económicas, ¿qué otras cosas nos legó momo?. Este velo (...y sin intención de relacionarlo con el Islam) al dejar de existir, nos presenta lo siguiente: muertes por accidentes de tránsito, por consumo desmedido de licor, reyertas, robos, hurtos, embarazos (los cuales serán conocidos más adelante) , enfermedades, ...mmmm... en fin , tantas “cosas bellas” que nos deja momo año tras año, en solo cuatro días.

 

Aunque no compartimos ese viejo adagio que reza “el carnaval es lo único en serio que toma el panameño”, no podemos negar que el istmeño, se aplica a una de las cosas que sí pudiésemos reconocer como parte de él: su cultura, la cual recibe un gran aporte de las costumbres y tradiciones que contienen los pueblos. Aunque tampoco deseamos con esto darle valía al delito, al libertinaje, a la arbitrariedad, esta fiesta (el carnaval), como cualquier otra, necesita de regulaciones. Si bien es cierto somos un país libre donde los deberes y derechos se encuentran establecidos en la Constitución Nacional, pero también es cierto, que existen derechos y deberes para todos los ciudadanos, los cuales deben ser conocidos y practicados por todos los hombres y mujeres de nuestra República.

 

Ahora bien, ¿cuántos “verdes” fueron invertidos por las distintas tunas, de las distintas calles? una buena pregunta... ¿y quién la contesta?; además, durante estos “melodiosos días”, ¿cuántas mujeres y niños no pudieron llevarse un bocado de pan a la boca? ¿Nos acordamos de ellos?..., de los niños de y en la calle, de los menos privilegiados, de los ancianos desprotegidos, de los comedores populares, tal vez sí...tal vez no...,  aunque la conocida “avenida ibérica” estuvo rebosante de público, apreciando a los artistas (del patio y del exterior) que se presentaron en varios entarimados. Claro, tal vez pueda representar para algunas familias, un paliativo que permitiese por algún tiempo, poner la paila en el fogón, esto no es lo criticable, pues todo trabajo es honesto.

 

Sería interesante, además de oportuno saber, cuál fue el aporte que las señoras y señores candidatos a puestos de elección popular (tantos que hay) para mayo venidero, obsequiaron a los miles de ciudadanos y ciudadanas que se agitaron entre el salpique de H2O por parte de los carros cisternas ataviados de banderas, banderines, pancartas, dichos y el ritmo de las alegres murgas; definitivamente que era el momento en donde “Juan Pueblo” debía ser abordado por toda la campaña proselitista carnavalera, cuidadosamente planificada... las nunca faltantes gorras, hoy transformadas en viseras o pañoletas, las playeras... algunas atrevidamente a la altura de cierto lugar (y otras recortadas a propósito), en donde todos los terrícolas en algún momento, guardamos un nexo con la autora de nuestros días. No podían faltar las curiosas cigarreteras... si no me creen pregúntenle a Polo, que en su momento las regaló... o si no, los vasos térmicos, que en la mayoría de los casos, más se calentaba el portador que el contenido, a parte de las promesas bastante trasnochadas que los hoy buscadores de votos, todavía no cesan repetir segundo a segundo, minuto a minuto, hora tras hora  y lo más triste...día tras día.

 

Lo bueno aquí, es que para las elecciones falta poco, pero para la siguiente fiesta de momo... mucho, este es uno de los pocos momentos en la historia de los pueblos (por no decir el nuestro), donde los concursantes para curules y despachos son espléndidos, o digamos se rajan... o que tiran la casa por la ventana y después la recobran.

 

Descuiden, pues todo lo ocurrido no se lo pierden, ya que la televisión... la técnicamente conocida “caja idiota”, a horas más tarde se lo repetirá con lujo de detalles, sufriendo una gran amnesia en torno a la muy cacareada ley de autorregulación, haciendo chiste de la poca o nula vergüenza en la que caen aquellos que se entregan de todo corazón y sin dolor en el bolsillo, lágrimas y demás (por lo menos en esos instantes) a momo.

 

Éste es el carnaval, el efímero “reinado”, que durante cuatro días y noches, somete tanto a hombres como mujeres a un letargo de su realidad, para vivir (casi en la mayoría) una fantasía, que suele generar falsos beneficios. Y como si fuera poco, qué decir de los carnavalitos, hoy celebrados no sólo en la costa caribeña.  

 

Toda causa tiene un efecto (es una ley universal), si actúo negativamente tendré una mala recompensa y viceversa, nadie dice que la diversión no deba existir, pero por qué perder las proporciones, existen tantas formas para divertirse, hasta la criticada en esta ocasión, pues todavía no comprendemos el por qué de los excesos.

 

Solo nos resta recordarles, lo que el gran cantautor de nuestro patio, don Pedro Altamiranda en una de sus muchas composiciones, muy a su estilo, destacó la conclusión de esta fiesta en la conocida y muy visitada (para esta época) Ciudad de Las Tablas en la Provincia de Los Santos, cuando dice que: “hay llanto de serpentina...”, aunque ya esta tira de papel de distintitos colores que arrojaban las personas sujetándolas por un extremo, ni se ve... es casi un fósil, tal vez, por innumerables circunstancias, pero lo que también es cierto, es que ha llegado el momento de actuar con mayor responsabilidad, para evitar el llanto... ese llanto que pudiera ser representado por los lamentables sucesos del pasado jolgorio. Por esto y por mucho más, hijos e hijas; hermanos y hermanas; primos; tías y más aún padres y madres, ¡deben jugar su rol!, pues de ellos depende que el máximo ente grupal, la familia, continúe existiendo.

 

Para estos instantes, la civilización no debe perder su elemento esencial, pues la educación entra por casa y si tienen actitudes que corregir, este es el momento. Máxime que ya inició la cuaresma, tiempo que anuncia la culminación del enaltecimiento a la carne, para adentrarnos en los cuarenta días que desde el miércoles de ceniza, precede a la festividad de la resurrección.

 

Recuerden, que el crecer internamente también significa ¡hacer patria!.